Creciendo Juntos: Growing Young en español para la iglesia Latina.

Read this post in English

Irrumpí por la puerta de la casa de mis padres con ropa sucia para lavar, una mochila llena de libros y muchas cosas en mi mente. Acababa de terminar con éxito mi primer año de universidad, y mientras lavaba mi ropa, mis padres y yo comenzamos a dialogar todo lo que había estado aprendiendo. Sin embargo, mientras mi boca hablaba, mis pensamientos comenzaron a detenerse con frecuencia. No sabía cómo traducir todo lo que mi cerebro procesaba en inglés al idioma que hablábamos en casa, el español. Había sido inundada con nuevo vocabulario, teorías, marcos y visiones del mundo que habían cambiado mi vida. Pero toda la instrucción que me había formado había sido en inglés. Todas las conversaciones de las que quería contarles se desarrollaron en inglés. Pude ver a mis padres haciendo el esfuerzo por comprender, no porque les faltara curiosidad, sino porque lo que yo decía no tenía mucho sentido. Intentaba traducir cosas que todavía intentaba entender. Lo intentamos una y otra vez durante las comidas y los viajes en automóvil. Me sentí derrotada, triste y frustrada.

Vengo de una familia de pastores. Nuestras cenas alrededor de la mesa siempre han estado llenas de conversaciones sobre libros o artículos que diferentes personas han leído desde la última vez que nos vimos. De joven aprendí a reconocer nombres como Justo González, Juan Martínez, Ruth Padilla DeBorst, Elsa Tamez, Sergio Franco, Juan Driver, Leonardo Boff y muchos más, y me criaron con una gran cantidad de recursos escritos en español por latinoamericanos. teólogos, historiadores, pastores y educadores. Sin embargo, hubo nombres que pocos de mis profesores reconocieron cuando los mencionaba en el aula.

Después de un año de leer, aprender y reflexionar, estaba emocionada de presentarles a mis padres las ideas que me habían presentado en la universidad. Ansiaba conversar con ellos, para que me ayudaran a organizar más mis pensamientos y me ayudaran a integrar la riqueza que se encuentra en el pensamiento latinoamericano con las nuevas voces que me habían presentado.

La belleza del ser bilingüe

A lo largo de los años, siempre me ha complacido encontrar algún recurso que también puedo encontrar en español, para poder pasárselo a mis padres. Los recursos ofrecidos en ambos idiomas facilitarían conversaciones enriquecedoras en mi mesa. Junto con mis abuelos, analizaríamos las suposiciones culturales hechas en ambos lados y discutiríamos qué significaban las ideas teológicas para nosotros mientras pastoreábamos latinas y latinos, compañeros extranjeros atrapados en medio de dos culturas, idiomas y visiones del mundo. La iglesia latina tiene mucho que enseñar y ofrecer al resto de la iglesia de los Estados Unidos. También es una iglesia que enfrenta desafíos únicos al considerar cómo puede discipular a la próxima generación de seguidores de Jesús.

Por lo que estoy muy emocionada de presentarles Creciendo Juntos (Growing Young). Durante el año pasado, hemos estado trabajando con traductores que representan la variedad del léxico español, y un equipo de líderes y pastores de México a Colombia, para que los hallazgos de la investigación en Growing Young estén disponibles en español.  Todos hemos leído y editado el libro con nuestros propios lentes únicos para asegurarnos de que el producto final incluya el menor regionalismo posible (aunque estoy segura de que puede captar algunos).

Mi esperanza es que Creciendo Juntos sea una herramienta de conversación para los pastores de iglesias de habla hispana que intentan discernir los próximos pasos en sus propias mesas. Mi oración es que a medida que se involucre con los hallazgos de la investigación en español, comience el proceso de discernir cómo su iglesia local puede realmente crecer joven.


 

Buy Now